A menudo me preguntan si el coaching es una herramienta útil para los abogados y mi respuesta siempre es un rotundo “sí”. De hecho, el coaching es más que una simple herramienta; en su forma más poderosa, es un conjunto de habilidades que tienen un impacto muy significativo en la vida de los que tienen la oportunidad de aprenderlas y aplicarlas.

Un Coach no es un mentor ni un consultor. Aunque algunas de las habilidades usadas en estas 3 actividades son similares, hay un factor que hace al coaching único y es que jamás le dice a su cliente nada, ni le da consejos ni le indica qué camino tomar; simplemente hace las preguntas correctas para que la persona encuentre las respuestas dentro de sí misma. Esta es una de las razones por las que el coaching es tan poderoso, por lo que cambia vidas y por lo que sea ha vuelto una manera eficiente de lograr el éxito en los negocios, independientemente de cuál sea su giro.

En el mundo del desarrollo organizacional, el coaching tiene similitudes con algunos de los principios del cambio colaborativo. El primero de estos principios establece que aquellos que no están involucrados en el proceso de creación de cambios a menudo no apoyan el cambio que se está introduciendo en su vida o empresa. Por supuesto, si no estás involucrado en los procesos de cambio de tu organización, no se puede esperar que experimentes el cambio ni te comprometas con él. Un proceso de coaching te hace completamente responsable, te motiva a ser una parte de y estar involucrado en el cambio que estás buscando. Más que eso, destaca de una manera obvia que el cambio sólo sucede cuando lo empujas hacia adelante y tomas la acción necesaria.

¿Qué es el Coaching?

El coaching sucede cuando el coach le facilita al cliente una conversación consigo mismo, para conseguir que el cliente llegue a donde quiere llegar, lo más rápido posible y con la menor resistencia. En resumen, el coaching consiste en lograr el éxito. En el contexto del coaching me refiero al “éxito” como aquello que sucede cuando obtienes lo que quieres para tu vida, tanto personal como profesionalmente, y no se trata sólo de dinero, estado o cosas materiales. Tiene que ver también con qué tanto vives en congruencia con tus valores y el conocer qué te mueve a hacer lo que haces.

Las habilidades de coaching son una poderosa herramienta para explorar tu propio nivel de conciencia en el mundo en el que vives. Pueden ayudarte a conocerte y comprender tus comportamientos, actitud, perspectiva, tus patrones de fracaso o éxito y tu sistema de creencias subyacente. Se trata de descubrir y comprender lo que está funcionando en tu vida, lo que no, y lo que tiene que suceder para que en general las cosas fluyan a tu favor.

Si los Coaches no le Dicen Nada al Cliente, ¿Cómo Funciona?

Para que el coaching sea exitoso hay algunas habilidades importantes que debes aprender, siendo las siguientes las más relevantes:

• Crear un ambiente de confianza

• Escucha efectiva y reformulación

• Preguntas poderosas y apropiadas

• Aumentar la conciencia del cliente

• Identificar y aclarar deseos

• Establecer y priorizar objetivos

• Utilizar humor, imágenes, metáforas

• Animar, motivar, inspirar • Mantenerse claro y enfocado

En el coaching profesional, una sesión es sobre lo que quiere el cliente y no sobre lo que quiere el coach; toda la atención en una sesión debe de estar enfocada en las necesidades del cliente. Para permitirse tener esta experiencia obviamente el coach no puede estar atendiendo sus propias necesidades, pensamientos o expectativas.

Es común oír a los coaches hablar sobre lo difícil que es lograr esto. Por supuesto que no es posible sin involucrar un factor llamado empatía que es uno de los aspectos más importantes del coaching y sólo se logra a través del más profundo nivel de escucha. El tipo de escucha que te lleva más allá de la comprensión tradición del discurso o de las palabras y te permite conectar con la emoción y la intención de lo que se está diciendo, logrando la experiencia de estar presente y entender con todos los sentidos cual es la verdadera conversación que se está llevando a cabo.

La empatía es la experiencia de tener una visión profunda del mundo del cliente, pero que al mismo tiempo te permite permanecer en tu mundo y reflexionar con el cliente sobre sus perspectivas y creencias sobre una situación dada, sin juzgar. Obviamente, se necesitan dar varias cosas para que la empatía esté presente. Éstas son prácticas, fundamentadas y alineadas con la ética, los valores y el propósito del coaching.

El coach utiliza el diálogo empático para lograr que el cliente experimente movimiento de una manera psicológica, emocional y física. En otras palabras, a través del coaching el coach hace que el cliente logre cambiar en algún nivel.

El coaching es algo que debe traer un alto nivel de empoderamiento y entusiasmo, ya que, cuando el coaching es auténtico, se puede encontrar soluciones a la mayoría de las situaciones, si las condiciones son correctas, sin tener que mirar o incluso reconocer un problema.

El Impacto del Coaching en el Ámbito Legal

• ¿Cómo sería su práctica legal si tuvieras las habilidades necesarias para crear confianza con tus clientes? Esta es una pregunta muy interesante y curiosa, especialmente cuando se considera la realidad de cómo la gente tiende a percibir y relacionarse con los abogados. No es ninguna sorpresa oír que a mucha gente no confía en ellos. A través de aprender las habilidades de coaching puedes construir relaciones de confianza con tus clientes.

• ¿Cómo cambiarían tus casos tuvieras las habilidades necesarias para sacar lo mejor de un cliente justo antes de entrar al juicio?

• ¿Cómo sería si pudieras guiar asertivamente a tu cliente o a un testigo a través de un testimonio para gestionar sus emociones y que éstas no le nublen la claridad al declarar?

• ¿Cómo mejoraría tu desempeño si tuvieras el poder de comunicarte de tal manera que sus clientes, un juez, o tus colegas se sintieran comprendidos y sintieran que estás trabajando para obtener el mejor resultado para todos y no sólo el beneficio propio.

• ¿Qué pasaría si tuvieras el conjunto de habilidades necesarias para atraer la base de clientes que deseas y el número de clientes que necesitas para prosperar?

• ¿Cómo sería tu vida si pudieras usar los fundamentos detrás del coaching para crear un equilibrio en tu vida que te permita tener la calidad de vida que deseas y que tu vida no sólo esté llena de trabajo, tráfico, términos, etc.?

Las habilidades de coaching y sus fundamentos se pueden aplicar para mejorar cualquier relación humana, ya sea de pareja, con empleados, jefes, colaboradores clientes etc. El éxito del coaching puede medirse en relaciones, ganancias financieras, más clientes, clientes más satisfechos, mejores procedimientos, metas y misión más claras, estrategias para el éxito y mucho más.

Hoy en día cualquier persona que quiera ser líder en un despacho, negocio, equipo de trabajo o institución debe de contar con las herramientas que proporciona esta perspectiva. La gran diferencia entre un jefe, y un líder, la hace el contar con este tipo de habilidades; sustituir el juicio por la empatía, dejar de imponer y empezar a preguntar, empezar a motivar en lugar de ordenar. Por esto, además de todos los beneficios anteriores, el que cada vez más profesionales del derecho incorporen a su práctica herramientas de coaching permitirá generar más líderes que inspiren con el ejemplo, y sean confiables.

El Parteaguas

El Coaching tiene 2 partes. La primera parte es lo que ocurre en la sesión y la segunda es lo que ocurre fuera de la sesión. Lo que ocurre fuera es esencial para acordar y medir; el plan de acción. Sin un plan de acción claro y conciso el coaching está incompleto y por esa razón el cliente estará incompleto en lo que quiere lograr; podrán llegar a una parte de su meta pero no lograrán cumplir su objetivo.

Todas las preguntas de coaching, la empatía, los mapas de conciencia, los niveles de conciencia y percepción, toda la construcción de la relación, la retroalimentación y muchos otros aspectos del coaching profesional se pierden sin el plan de acción. Cuando se hace correctamente, cuando los participantes se han comprometido con el más alto nivel de integridad y atención, el coaching es un parteaguas en la vida de una persona. La ironía del coaching es que sólo se puede comprender verdaderamente cuando se experimenta. Simplemente hablar de él es demasiado limitado para permitir que una persona entienda su potencial.

El Coaching es un conjunto de habilidades que te permite decidir tu futuro. El desafío más grande para la mayoría de los que están aprendiendo es aquello que causa mayor emoción a largo plazo pero en el inmediato puede ser muy frustrante. Es el cambio de paradigma que introduce la visión y la perspectiva de que todo es alcanzable y sin mucha dificultad.

Nunca podrás llevar a alguien más allá de donde te has llevado a ti mismo. Así que para ser un coach auténtico primero debes de permitirte entrar en esta nueva creencia de que puedes lograr todo lo que te propongas porque son tus mismas creencias con las que harás coaching ya sea a un cliente, a un colaborador o a un equipo.

Este es el punto más sensible para la autenticidad ya que mucha gente cree que su perspectiva es la verdad absoluta cuando no es así y no se dan cuenta de que la realidad en la que viven es tan solo un reflejo de su mundo interno y de sus creencias. Constantemente creamos la realidad a nuestro alrededor como resultado de la realidad que vivimos en nuestro interior.

La vida, como la ley, está llena de lagunas, si puedes encontrarlas, entonces cambiarás tu perspectiva y tu realidad. El Coaching cuando es entendido y practicado, te permite ver las lagunas con las que vives y te da la mejor solución para recorrerlas.